Los peligros de las extensiones para pestañas

Los peligros de las extensiones para pestañas

Las extensiones de pestañas se han puesto de moda como un complemento indispensable del maquillaje. Ahora puedes encontrar cajitas de pestañas postizas en tiendas y farmacias. Pronto las podrás sacar de las máquinas expendedoras  como en Japón.

Pero a medida que esta moda se va extendiendo, aumenta también la preocupación de los expertos. Desde el Colegio de Oftalmología del Reino Unido se ha lanzado la alerta sobre el peligro que entraña el uso de este tipo de complementos.

Desde AMM Estilistas nos sumamos a estas advertencias y por eso siempre recomendamos que para evitar el riesgo de alergias o infecciones, recurras a los servicios de esteticistas expertos, debidamente cualificados. Como en cualquier otro tratamiento de belleza, solo los profesionales especializados pueden garantizar un resultado satisfactorio. Utilizar otra clase de tratamientos no regulados puede ocasionar inflamación en los párpados, conjuntivitis o incluso lesiones en las córneas.

En países como Japón, país en el que el uso de pestañas postizas se ha convertido en un auténtico fenómeno, ya han saltado las alarmas. Se han dado casos de chicas que tras comprar su pack de pestañas de oferta o en establecimientos no autorizados, han sentido sensación de ardorhinchazón y malestar en los ojos durante días.

Lesiones en las córneas

Pero lo más grave de todo es que además de conjuntivitis, hinchazón o irritación ocular, las pestañas postizas pueden producir lesiones en las córneas que tardan más en curar y pueden revestir mayor gravedad.

¡Atención al pegamento!

Uno de los principales causantes de los daños y molestias son los pegamentos que se usan para fijar las extensiones. Algunos de ellos contienen ingredientes químicos no aptos para uso ocular, como el formaldehido, conocido por provocar alergias e intolerancias.

También las extensiones súper largas pueden provocar daños ya que pueden rozar la delicada zona del párpado superior y arrastrar bacterias y gérmenes.

El peligro de la adicción

Los expertos advierten de que el problema más grave es que el uso de pestañas postizas es adictivo pudiendo hacer que se cree un círculo vicioso en el que siempre se quieran lucir este tipo de accesorios. El uso continuado de productos químicos y pegamentos puede provocar que las pestañas naturales se debiliten, caigan y no vuelvan a crecer.

En los casos más graves, se puede llegar incluso a lesionar seriamente el ojo con las pinzas, el pegamento o con las propias extensiones si éstas no se encuentran bien adheridas.

Debido a la multitud de riesgos en países como Japón hay que estar debidamente cualificado para  poder colocarlas de forma segura.

AMM Estilistas: Tu imagen en buenas manos

Sin comentarios

Publicar un comentario