conseguir sanear pelo una forma correcta - amm estilistas

¿Cómo conseguir sanear el pelo de una forma correcta?

Sanear el pelo es uno de los mayores dolores de cabeza de las mujeres. Siempre hemos asociado el saneamiento con un gran corte de la melena. Por lo tanto, se ha creado pánico a acudir a los salones de belleza para así evitar tener que cortarlo.

Sin embargo, cuando el pelo está quemado o dañado, es completamente necesario hacer algo. Y nadie mejor para aconsejarte que un profesional de la peluquería. En AMM Estilistas te vamos a contar un poco más sobre el mundo del saneamiento. ¿Es siempre necesario cortar? ¿Qué es exactamente sanear? ¡Descúbrelo!

¿Es necesario cortar siempre el cabello?

Sanear el pelo sin cortar es una posibilidad, sí. Sin embargo, depende mucho de la situación en la que se encuentre el cabello. Para poder saberlo, en tu centro de confianza te harán una evaluación del daño y así se decidirá si se debe cortar por lo sano, o no.

Generalmente, cuando se decide por cortar el pelo son situaciones muy extremas, en las que la condición del cabello es irremediable y no hay vuelta atrás. Esto sucede cuando el pelo está excesivamente quemado o se han abierto las puntas. Aunque no se abuse demasiado de los elementos de calor, como secadores o planchas, las puntas abiertas es un fenómeno que puede suceder igualmente. Sobre todo, en los cabellos más largos, ya que la llegada de los aceites nutritivos hasta las puntas se complica.

Pero, por otro lado, si tu pelo está debilitado, pero no en exceso, es posible que pueda recuperar su vitalidad anterior con algunos tratamientos. Te recomendamos siempre que, para saber cómo sanear el pelo sin cortarlo, lo mejor es que acudas a tu centro habitual. Tu peluquero de confianza conoce como nadie tu melena, y podrá recomendarte algunos tratamientos, caseros o comprados, según el nivel de cuidado que necesites. Eso sí, evita aplicarte productos que puedan ser agresivos por tu cuenta. Solo conseguirás empeorar el estado de tu cabello.

¿Qué es sanear el pelo?

Generalmente, siempre se ha relacionado el saneamiento capilar con cortar las puntas. Básicamente, con quitar todas esas partes que están “muertas” de nuestra melena, de forma que eliminamos la cutícula y revitalizamos el pelo.

A pesar de lo que se cree, cortar el cabello y sanearlo no favorece su crecimiento. Solamente es una forma rápida de tener un cabello sano. Cuando las puntas se abren, se debe a que son la parte débil de nuestro pelo. Normalmente suele darse por factores externos, como la exposición al calor. Pero también puede deberse a una deshidratación excesiva del cabello.

Pero, como ya hemos comentado, sanear el pelo sin cortar también es posible. Existen tratamientos con líneas enteras de productos dedicadas a recuperar el aspecto saludable del cabello. Generalmente, recomendamos que te decantes por productos lo más naturales posibles, que incluyan aceite de coco, aceite de argán… En general, ingredientes que favorezcan la hidratación del cabello. Consulta con tu peluquero cuál es el que más se adapta a tus necesidades capilares para conseguir revitalizar tu melena.

¿Cómo sanear el pelo?

Exactamente, ¿cómo sanear el pelo estropeado? Bien, para sanear el pelo deben seguirse ciertas pautas y, sobre todo, ser muy constante. La primera gran recomendación es cortar el cabello cada 2 o 3 meses para mantenerlo sano. Sin embargo, si esto no es una opción para ti (aunque debería serlo) lo mejor es que seas muy constante en tus tratamientos y que sigas ciertas fases.

  • El primer paso es utilizar mascarillas bastante intensas si tu cabello ya está dañado. Puedes hacerlas caseras utilizando ciertos ingredientes que favorecen la hidratación: el cacao, el aceite de oliva o el de jojoba. Este es el primer paso porque, para conseguir mejorar tu melena, antes que nada, debe estar bien hidratada y nutrida.
  • A continuación, pasaremos a buscar favorecer el crecimiento del pelo. Para ello, enriqueceremos las mascarillas con ingredientes que estimulen el folículo capilar: la canela, el limón o la cúrcuma. Una vez ya hemos conseguido hidratar el pelo con la fase anterior, ahora fortaleceremos nuestra base para que el cabello empiece a crecer sano.
  • Al aplicarte las mascarillas o lavarte el pelo, masajéalo bien. Eso sí, hazlo con la yema de los dedos. Evita encarecidamente hacerlo con las uñas. De esa manera, lo único que conseguirás será romper los cabellos más débiles e, incluso, debilitar tu cuero cabelludo.
  • Así mismo, evita lavarte el pelo todos los días y también hacerlo con agua muy caliente. La temperatura excesiva en nuestro cabello lo debilita desde la raíz. No es necesario que te duches con agua fría cada vez que lo hagas, pero sí que lo refresques un poco antes de salir.
  • Por último, aprende a peinarte bien. Aunque es algo que hacemos desde niñas, no a todas nos han enseñado a hacerlo correctamente. Cuando salgas de la ducha, intenta evitar usar cepillos. Trata de desenredar tu cabello con los dedos. Si te es imposible, entonces desenrédalo con el cepillo, pero empezando por las puntas y terminando por las raíces. Verás como tu pelo cae mucho menos.

Con estos trucos, y con mucha paciencia, verás que tu cabello se va rejuveneciendo poco a poco. Por supuesto, en el caso de que quieras probar mascarillas caseras, es recomendable que lo consultes con un profesional que te indique cuáles son los mejores ingredientes para ti.

¿Cómo sanear el pelo dañado y quemado?

Pero… ¿Cómo sanear el pelo quemado? El pelo dañado o quemado no siempre significa tener las puntas abiertas. Puede que nos hayamos realizado una decoloración agresiva y que, entonces, veamos el pelo seco, áspero y sin brillo. En este caso, lo mejor es acudir a líneas de tratamiento específicas y profesionales.

Lo mejor es empezar por un tratamiento nocturno. Con productos que se dejan actuar durante toda la noche y se aclaran por la mañana. Al aclarar el cabello, utiliza un cabello de púas separadas y que no te dañe el pelo. Por último, te aconsejamos hacerte con un tratamiento acondicionador de limpieza que contenga proteínas y aminoácidos.

Con mucha paciencia y constancia, conseguirás sanear el pelo y volver a tenerlo bonito y brillante. Sin embargo, insistimos, el mejor tratamiento para evitar llegar a estos puntos es cortar tu cabello cada 2 o 3 meses. En AMM Estilistas te aseguramos que solo cortamos lo justo y necesario. ¡Contáctanos!

Sin comentarios

Publicar un comentario